Cómo mejorar tu salud mental para un alto rendimiento

Un desequilibrio en liderazgo puede ser el síntoma de un desequilibrio en la salud mental; sobre todo de la corteza prefrontal, que es la parte más desarrollada del cerebro. De hecho, un cerebro sano es la premisa fundamental para el ejercicio de un liderazgo inteligente y el alto rendimiento. Puede ser entonces interesante analizar la función que tiene la corteza prefrontal y preguntarnos: ¿qué podemos hacer para optimizar la salud mental?

“Me levanto en ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­la mañana con la mente nublada. Me cuesta enfocarme, ponerle atención a los detalles”, me dijo en estos días un cliente. Hace más de un año, Luis no ha tomado vacaciones. 

Además, con la pandemia ha tenido que enfrentar muchos desafíos, desde una radical racionalización de los gastos, hasta tener que despedir, durante un tiempo, a varios de sus empleados. “No recuerdo la última vez que he dormido por lo menos siete horas”, me dice.

Detrás del agotamiento de Luis, están los síntomas de bajos niveles de energía en la corteza prefrontal de su cerebro. Por otra parte, ha desarrollado malos hábitos para la salud mental; me dice que está comiendo de manera irregular, encontrando un desahogo en los dulces. 

Finalmente, está tomando hasta diez tintos al día y bebidas energizantes. Me alegra escuchar que ha mantenido la rutina de ir al gimnasio. Pero la combinación de una mala nutrición y del estrés laboral es mortal para la salud del cerebro.

Todo eso afecta también su alto rendimiento. ¿Te reconoces en algunos de los hábitos de Luis?

Conoces al gerente de nuestro cerebro

La corteza prefrontal juega un papel fundamental en regular nuestra salud mental. De hecho, es considerada la gerente del cerebro porque es la parte que observa, supervisa, guía, y enfoca nuestro comportamiento. 

Además, supervisa algunas de nuestras funciones ejecutivas, como el manejo del tiempo, el discernimiento, el control de los impulsos, la planeación, la organización, y el pensamiento crítico.

Adicionalmente, condiciona la orientación al logro, la responsabilidad social y la eficacia. Contiene nuestra capacidad de enfoque, de realizar un proyecto, de ejecutar tareas. Nos asiste a la hora de resolver un problema y de aprender de nuestros errores. 

De la corteza prefrontal, también depende nuestra habilidad de mantenernos calmados. Nos permite sentir, distinguir y expresar emociones como la felicidad, la tristeza, la alegría, el amor. 

En otras palabras, mucha de nuestra madurez humana (y salud mental), depende del buen funcionamiento de la corteza prefrontal. 

Agotamiento y salud mental

Por el contrario, daños o una sub actividad de la corteza prefrontal perjudican nuestra capacidad de pensar, de sentir, y de autorregularnos. Es decir, perjudican nuestra salud mental. 

Son síntomas de una corteza prefrontal no optimizada:

  • La falta de concentración y de perseverancia.
  • Una escasa capacidad de dominar los impulsos.
  • Desorganización.
  • Procrastinación.
  • Falta de criterio.
  • Búsqueda de conflictos.
  • Percepciones erróneas.

El trastorno por déficit de atención (TDAH), por ejemplo, es el producto de una disfunción neurológica de la corteza prefrontal.

Sin la corteza prefrontal, seríamos incapaces de ponernos objetivos, de planear y de controlar nuestros impulsos (cómo resistir a la tentación de comer dulces en exceso). 

Al mismo tiempo, la corteza prefrontal tiene una reserva limitada de energía. De hecho, sus actividades consumen mucha energía; la corteza prefrontal es como aquellas aplicaciones de nuestro teléfono móvil que consumen rápidamente la batería. 

Al no ser conscientes de su limitada energía y al sobrecargarla de actividad, llegamos fácilmente a sentir cansancio, desconcentración, irritabilidad, y, finalmente, agotamiento. Es decir, perjudicamos nuestra salud mental.

Por ende, es fundamental que cuidemos su energía. 

Los malos hábitos para la salud mental

Despertarse por la mañana, coger el celular, leer mensajes y correos electrónicos, consume mucha energía de nuestro cerebro. 

Encender la computadora a primera hora de la mañana y responder correos, también genera un desperdicio de energía, que ya no estará disponible para actividades importantes. 

Entonces, ¿cómo cuidar mejor la energía de esta parte tan importante de nuestro cerebro?

Cómo cuidar la salud mental

Como lo sugiere el doctor David Rock, en su libro Your Brain at Work, se trata de priorizar las actividades más importantes.

Eso significa priorizar las actividades que más energía cerebral requieren, en los momentos del día donde más energía tenemos: por lo general en la mañana. 

Además, utilizando métodos de productividad como la Técnica Pomodoro, hay que planear momentos de trabajo intenso y enfocados, evitando cualquier distracción, con pausas para descansar. 

Finalmente, el ejercicio y una sana alimentación facilitan el buen funcionamiento de la microbiota que, a su vez, influencia la energía vital de nuestro cerebro.

En mis entrenamientos y seminarios, recomiendo los protocolos que aprendí del doctor Daniel Amen, el fundador de las Clínicas Amen en los Estados Unidos: 

  • Una combinación de suplementos 
  • Entrenamientos en biorretroalimentación, 
  • Una alimentación baja en carbohidratos, meditación, 
  • Ejercicio físico. 
  • La escucha de música clásica, 
  • Aprender a enfocarse en lo positivo, transformando los pensamientos negativos.
  • Identificar objetivos para las principales áreas de la vida,  
  • Encontrar un propósito de vida. 

El alto rendimiento es el resultado de un enfoque integrado, que tiene en cuenta también las necesidades fisiológicas de nuestro cerebro.

Aldo Civico es antropólogo y acompaña líderes empresariales en lograr el alto rendimiento, también enfocandose en fortalecer la salud cerebral. Es un coach de salud cerebral certificado en Estados Unidos por el Dr. Daniel Amen, además de ser un coach mental y ejecutivo. Si tu o tu equipo quieren profundizar la relación entre salud cerebral y alto rendimiento puedes contactar a Aldo Civico a su correo: aldo@aldocivico.com

Facebook Comments Box
1 comment… add one
  • Juan Carlos ochoa Sep 19, 2021 @ 15:59

    Vamos por el mundo tratando de conquistarlo pero no sabemos nada sobre nosotros y la maravilla de maquina que Dios coloco en nosotros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil